Evolución Histórica de la Domótica

Evolución Histórica de la Domótica

Los orígenes de la Domótica en España deben buscarse a inicios de los noventa, cuando se empezó a hablar de este concepto y a través de primeras iniciativas de promociones inmobiliarias, aparición de primeros sistemas para la vivienda, etc. No puede omitirse la desafortunada introducción de esta disciplina en el sector de la construcción que motivó una cierta confusión y temor hacia su introducción en promociones inmobiliarias. Esta desafortunada transición fue consecuencia, en la mayoría de los casos, de la introducción en el mercado de sistemas domóticos que no cumplían con las expectativas de los usuarios.

Desde el punto de vista de producto, la primera oferta disponible en el mercado respondía a los siguientes aspectos:

  1. Muchos sistemas procedían de entornos no domésticos.
  2. Eran sistemas diseñados, en muchos casos, fuera de la geografía española, para mercados con características muy concretas y muy distintas a las del sector residencial español.
  3. Existía una oferta muy reducida.
  4. Eran sistemas muy poco integrados, difíciles de instalar y de utilizar por parte del usuario final.
  5. El coste de los sistemas era, generalmente, excesivo.

La domótica desde sus orígenes ha sufrido una considerable evolución, sobre todo, con la incorporación de las últimas tecnologías informáticas y de telecomunicaciones. A medida que esta disciplina ha ido evolucionando e incorporando las nuevas tecnologías, han ido apareciendo diversos términos para designar los cambios producidos, como el concepto de “Hogar Digital” . Aunque este concepto poco a poco se va abriendo paso, actualmente al hacer referencia a la demanda, se prefiere usar el concepto de “Domótica” al ser el más utilizado por los clientes. Pero dejando claro que el concepto de Hogar digital es sinónimo a la concepción actual de domótica.

Hacia el año 2000, se aprecia una tendencia en el diseño de nuevos sistemas domóticos, que se basa en la descentralización de funciones. En otras palabras, desaparece el concepto genérico de central de gestión, para convertirse en la suma de módulos de funciones especializadas, que se interconectan a través de un bus doméstico de comunicaciones (en algunos sistemas, uno de estos módulos actúa como central de gestión, que controla al resto de módulos).

Una de las virtudes de este tipo de sistemas era permitir una mayor modularidad y ampliabilidad del sistema. A voluntad del usuario, el sistema domótico podía crecer mediante la adición de nuevos módulos, cubriendo nuevas aplicaciones deseadas por el usuario, los cuales eran reprogramados (algunos de ellos) para permitir estas nuevas funciones.

En el año 2001, aparece el concepto de Hogar Digital. Este nuevo concepto se basa en la disponibilidad de una red doméstica (denominada, habitualmente, con el término inglés “home network”), la existencia de interfaces de conexión con redes de comunicación (denominadas pasarelas residenciales o “gateways”) y la disponibilidad de equipos domésticos (línea blanca, marrón y marfil) con mayores prestaciones de comunicación y control. El Hogar Digital ya no sólo incluye Sistemas de Domótica, sino que también comprende Sistemas de Seguridad, Multimedia, Comunicación y Pasarelas Residenciales. Así pues, actualmente, la mayoría de los sistemas que se encuentran disponibles en el mercado, no se limitan solamente al ámbito de la domótica, sino que van más allá, llevando el concepto de digitalización a todos los subsistemas y aplicaciones del hogar.

¿Te gusta? Comparte!!!

Deja un comentario