Domótica con KNX

Domótica con KNX

El Bus de Instalación Europeo KNX es un completo sistema integrado de automatización y control de edificios y viviendas, destinado a la aplicación de soluciones gradualmente compatibles, flexibles y rentables. El Bus de Instalación KNX corresponde así a las necesidades y requerimientos de los instaladores eléctricos durante las diversas fases de un proyecto, desde la planificación, instalación, puesta en marcha y el funcionamiento normal del sistema, hasta el mantenimiento del mismo.

Las empresas participantes en la asociación KNX Domótica garantizan que sus productos sean compatibles con el bus. Por ello se pueden emplear en una instalación KNX aparatos de distintos fabricantes con total interoperabilidad. Gracias a esta variedad existe un mercado abierto y competitivo, donde el usuario final puede elegir y lo más importante, moverse en distintos presupuestos.

Entre sus características principales podemos destacar las siguientes:

El bus de control (medio de transmisión por pares trenzados – “Twisted Pair” – TP) se tiende paralelo al cableado de 230 V. Ésto implica:

•  Una reducción considerable de la cantidad total de cable instalada, en comparación con una instalación convencional (hasta un 60%);

•  Un incremento del número de funciones posibles del sistema;

•  Una mejora en la claridad de la instalación

Este conductor:

•  conecta las cargas y los interruptores que las controlan

•  suministra alimentación a los componentes bus, en la mayoría de los casos.

Al disponer todos los componentes bus de su propia inteligencia, no resulta necesaria una unidad central de control (p.ej. un ordenador) por tanto EIB es un sistema descentralizado. EIB es muy versátil y modulabel, puede ser utilizado tanto para pequeñas instalaciones (viviendas) como en proyectos mucho más grandes (hoteles, edificios administrativos, ..). Gracias esta flexibilidad de la tecnología cualquier instalación puede ser fácilmente adaptable a las necesidades cambiantes del usuario.

Se puede implementar KNX en distintos medios de transmisión a parte del propio que ya hemos comentado. Resulta posible implementar el sistema KNX en la red de fuerza de 230 V existente (“Medio de transmisión Powerline” – KNX PL) y vía radio (Medio de transmisión por “Radio Frecuencia” – KNX RF).

En las instalaciones tradicionales cada función requiere una línea eléctrica propia, y cada sistema de control precisa una red separada. Por el contrario, con el KNX se pueden controlar, comunicar y vigilar todas las funciones de servicio y su desarrollo, con una única línea común. Con esto se puede dirigir la línea de energía sin desvíos, directamente hasta el aparato consumidor.

Además del ahorro en el cableado se presentan adicionalmente otras ventajas: La instalación en un edificio se puede realizar de un modo más sencillo desde el principio, y después se puede ampliar y modificar sin problemas. Ante cambios de uso o reorganización del espacio, el KNX consigue una adaptación rápida y sin problemas, mediante una fácil ordenación (cambio de parametrización) de los componentes del bus, sin necesidad de un nuevo cableado.

Este cambio de parametrización se realiza con un PC, conectado al sistema KNX, que tenga instalado el software ETS (EIB Tool Software) para proyecto y puesta en servicio, que ya se emplea en la primera puesta en marcha y/o futuras ampliaciones o mantenimiento. KNX se puede conectar mediante los correspondientes interfaces con los centros de control de otros sistema de automatización de edificios o con una red digital de servicios integrados (RDSI). De este modo el uso del EIB en una vivienda unifamiliar resulta tan rentable como en hoteles, escuelas, bancos, oficinas o edificios del sector terciario.

¿Te gusta? Comparte!!!

Deja un comentario