Qué es un CCTV (Circuito Cerrado Televisión)

Qué es un CCTV (Circuito Cerrado Televisión)

Introducción Cámaras CCTV

Cada vez más, las personas relacionadas con el mundo de la domótica e inmótica nos damos cuenta de lo mucho que se demandan sistemas de seguridad. Estos, en muchas ocasiones deben convivir con los sistemas de control que gestionen las instalaciones para realizar acciones conjuntamente.

En control tradicionalmente se ha entendido la seguridad como seguridad técnica, es decir, la supervisión y gestión de lo que conocemos como alarmas técnicas. Nos referimos con alarmas técnicas a fugas de agua, gas y humo. Actualmente las instalaciones requieren de sistemas de seguridad que sean capaces de controlar y gestionar alarmas de otra índole como pueden ser las de intrusión ó de incendio. Como todos sabréis este tipo de alarmas están “legisladas” por la ley de seguridad privada 23/1992 y sus reglamentos, en los que entre otras muchas cosas establece que para la prestación privada de servicios o actividades de seguridad, las empresas de seguridad habrán de obtener la oportuna autorización administrativa mediante su inscripción en un Registro que se llevará en el Ministerio del Interior. Por tanto, dejemos claro que somos partidarios de independizar el control en la instalación de la seguridad en sí misma, ya que hay detrás una legislación establecida muy clara y muy estricta. Otra cosa es que como por ejemplo integradores, podamos llegar a convivir con el sistema de seguridad para desarrollar ciertas aplicaciones siempre respetando la legislación establecida.

Podemos clasificar los diferentes medios técnicos de seguridad como:

  • Circuito cerrado de televisión (CCTV).
  • Detección de Intrusión.
    • Interior.
    • Exterior.
  • Detección de Incendios.
  • Detección de agua, gas y humo.
  • Control de Accesos de Personas y Vehículos.
  • Control de Accesos de Objetos.
  • Centralización y Comunicación.

Vamos intentar analizar con cierta profundidad cada uno de estos aspectos en diferentes capítulos que iremos publicando en el portal. Introduzcamos el Circuito Cerrado de Televisión (CCTV).

Qué es un CCTV (circuito cerrado de televisión)

Un CCTV es un sistema de transmisión de imágenes localizado no en abierto sino cerrado y por tanto sólo accesible a través de los equipos de visualización. El CCTV lo forman elementos de generación, transmisión, conmutación, visualización y auxiliares, para el tratamiento de imágenes. Los motivos para instalar un CCTV pueden ser varios, por ejemplo, el extraer información visual sobre los sucesos de un entorno destinando los mínimos recursos , tener que registrar dicha información con máximo nivel de detalle e identificación para posteriormente consultarla o simplemente archivarla.

Dónde se puede poner un CCTV

Los ámbitos de aplicación típicos de los sistemas CCTV son muy variopintos. Nos los encontramos tanto en instalaciones en centros de trabajo de pequeño tamaño (tiendas, oficinas), como en instalaciones más grandes y diferentes (centros comerciales, entidades financieras, control del tráfico). Lo que si que es indiscutible es que el uso de sistemas CCTV otorga un valor añadido muy grande a otras instalaciones de seguridad usadas por ejemplo para la detección de intrusión, control de accesos o protección contra incendios.

Cámaras de CCTV

Las cámaras nos permiten captar las imágenes para posteriormente tratarlas. Como podéis imaginar el explicar como funciona una cámara nos puede llevar varios artículos por lo que aquí pretendemos es dar unas nociones básicas del tipo de cámaras y las ópticas que habitualmente se utilizan en un CCTV.

Repasemos: Los componentes básicos de un sistema CCTV son la cámara, óptica, el soporte, el medio de transmisión (cable habitualmente), monitores y servidores de video de grabación.

La finalidad de las cámaras es la de transformar las radiaciones luminosas en señales eléctricas. Podemos entender la cámara como elemento fundamental de un CCTV: en ella “nace” la señal de vídeo a tratar después en todo el circuito. Hace pocos años las cámaras eran de tubo, teniendo en la actualidad sensores CCD para captar las imágenes. Las características principales de los sensores CCD son básicamente el número de píxeles y el tamaño en pulgadas. Realicemos una comparativa entre las cámaras tradicionales de tubo y las modernas CCD.

Cámaras de tubo:

  • Alto coste de mantenimiento.
  • MTBF (Tiempo Medio de vida entre fallos) inferior a 3 años.
  • Distorsiones geométricas; reducción 50% resolución en esquinas.
  • Fragilidad.
  • Sensibilidad a campos magnéticos.
  • Ya en desuso, ya que prácticamente no existen repuestos.

Cámaras de sensor CCD: 

CCD: Coupled Charge Device. “Dispositivo de transferencia de carga”. Se entiende el píxel (celda fotosensible captadora de imagen) como unidad fundamental de información. Actualmente, el CCD se considera de alta resolución cuando es mayor a 440.000 pixels.

Las características más destacables de las mismas son las siguientes:

  • Bajo coste de mantenimiento.
  • MTBF superior a 9 años, según los casos.
  • No tiene distorsiones geométricas; misma resolución en toda la imagen.
  • Resistentes a choques y vibración.
  • No sensibilidad a campos magnéticos.
  • Tecnología (microelectrónica) con posibilidad de desarrollo y dotación de otras prestaciones.

Tenemos que tener muy en cuenta cuando elegimos una cámara de este tipo el tamaño del sensor CCD. Este se expresa en pulgadas (“) y es la medida de la diagonal del mismo. Cuanto más grande sea esta diagonal más resolución y sensibilidad podremos llegar atener. El de 1/3” es el más utilizado y extendido.

Como veréis acabamos de nombrar el concepto de resolución y sensibilidad. Antes de seguir con las ópticas, me vais a permitir que os nombre y defina los parámetros más característicos de las cámaras CCTV:

  • Resolución horizontal: Número máximo de líneas horizontales.
  • Sensibilidad : Iluminación mínima (lux) para generar un imagen.
  • Control automático de ganancia: Evita saturación en la imagen.
  • Obturador electrónico automático: tiempo de exposición óptimo de la imagen.
  • Relación señal/ruido: Cuanto mayor sea esta relación mejor cámara tendremos.
  • Salida Autoiris, para conectar a las ópticas.
  • Compensación de contraluces (BLC): Aislamos los puntos con gran intensidad de luz.
  • Sincronismo: evita saltos en cambios de cámara HD/VD.
  • Control remoto: Vía RS-232 o RS-485.
  • Señal de salida de vídeo compuesto.
  • Señal de salida Y/C (Y=luminancia, C=crominancia) separado, para mayor calidad de la imagen.
  • Función detección de movimiento.
  • Entrada de alarmas.
  • Salida de alarmas.
  • Función día/noche, visión color por el día y B/N por la noche.
  • Factor de corrección gamma.

Para terminar esta artículo vamos a definir lo que se entiende por óptica, los parámetros más importantes de las mismas así como las que más se utilizan.

La óptica de una cámara es el elemento encargado encargado de dirigir los rayos luminosos procedentes de los objetos que componen la escena, hacia el sensor CCD. Nombremos los parámetros más característicos de las ópticas:

  • La distancia focal es la distancia del CCD a la lente.
  • Apertura de lente, indica la cantidad de iluminación máxima que pasa a través de la óptica, para alcanzar el sensor de la cámara.
  • Iris, dispositivo encargado de limitar la entrada de iluminación hasta el sensor. Puede ser manual o automático.
  • Profundidad de campo, distancia del punto más cercano al más lejano donde se ve la imagen de forma nítida.

Como veis, en función de la aplicación que estemos buscando para utilizar un CCTV tendremos que tener en cuenta todo este tipo de parámetros y elegir una óptica adecuada a la misma. Los tipos de ópticas más utilizados son los siguientes:

  • Monofocales sin iris, distancia focal y apertura fijas. Aplicación en interiores con escasa variación de iluminación y escenas fijas.
  • Monofocales con iris manual, aplicación en interiores con iluminación fija.
  • Monofocalescon iris automático, aplicación en exteriores pero para planos concretos.
  • Varifocal con iris manual, aplicación en entornos de iluminación constante.
  • Varifocal con iris automático, aplicación en entornos con cambio de iluminación.
  • Zoom manual: Posibilitan la regulación de la distancia focal en un amplio margen manualmente. Tienen autoiris.
  • Zoom motorizados, posibilitan la regulación de la distancia focal en un amplio margen automáticamente. Tienen autoiris.

En artículos venideros trataremos los accesorios de las cámaras, los medios de transmisión posibles y los dispositivos de tratamiento de imágenes, completando de esta manera la explicación más o menos exhaustiva de lo que supone un sistema CCTV. Hasta la próxima.

Siguiente artículo CCTV

¿Te gusta? Comparte!!!

Deja un comentario